prueba

 En
4. Definición y prevalencia

4.1. Definición

La depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo constituido por un conjunto de síntomas, entre los que predominan los de tipo afectivo (tristeza patológica, desesperanza, apatía, anhedonia, irritabilidad, sensación subjetiva de malestar) acompañados de síntomas de tipo cognitivo, volitivo y físicos. Podría hablarse, por tanto, de una afectación global del funcionamiento personal, con especial énfasis en la esfera afectiva. En la práctica clínica la depresión no suele presentarse de forma aislada, sino que es frecuente su asociación con otras entidades psicopatológicas. Así, por ejemplo, la asociación entre trastorno depresivo y de ansiedad es alta y con diversas combinaciones sintomáticas en sus manifestaciones.

Si bien existen múltiples estudios sobre prevalencia, diagnóstico y tratamiento de la depresión en la edad adulta, son escasos los realizados en la población infantil y adolescente. Además, sus resultados son variables, debido fundamentalmente a la dificultad diagnóstica en esta etapa de la vida, a que las manifestaciones clínicas pueden ser menos específicas que en la depresión del adulto, y por las diferencias en los estudios respecto del tamaño muestral, criterios diagnósticos empleados o tipo de técnicas de entrevista utilizadas.

Debido a las características particulares de la depresión en la infancia y adolescencia, es importante contar con profesionales de atención primaria y  especialistas en salud mental de niños y adolescentes con formación y experiencia en el manejo de este trastorno en este grupo de edad, y que dispongan, además, de los recursos necesarios para la evaluación, el diagnóstico y tratamiento de esta patología.

4.2. Prevalencia

Los estudios epidemiológicos de prevalencia de la depresión en la infancia y adolescencia muestran tasas heterogéneas difíciles de interpretar y debidas probablemente a la existencia de diferencias metodológicas que incluyen, por ejemplo, variaciones en las muestras, en las fuentes de información utilizadas (padres, profesores, o los propios niños y adolescentes), en los diferentes instrumentos de medida o en las distintas definiciones de “caso”.

Prevalencia en población general

Estudios realizados en EE. UU. han señalado una prevalencia de depresión del 0,3 % en preescolares de la población general (22), entre el 0,5-2 % en niños niñas de 9-11 años (23), y del 5,6 % en adolescentes entre 13 y 18 años (24). Estudios más recientes en adolescentes observan un porcentaje de depresión mayor y distimia del 3 % en los últimos 30 días, del 8 % en el último año o del 12 % durante toda su vida (25, 26). Por su parte, la Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud mostró, en jóvenes entre 12 y 17 años, una prevalencia de episodio depresivo mayor en el año anterior del 8% (Substance Abuse and Mental Health Services Administration), y un estudio con una muestra representativa de adolescentes entre 13 y 18 años (N=10 123) encontró tasas similares, con una prevalencia de trastorno depresivo mayor con criterios DSM-IV a lo largo de toda la vida del 11 % (grave en el 3 %), y del 7,5 % en el último año (grave en el 2,3 %). Dichas tasas se incrementaban significativamente a lo largo de la adolescencia, especialmente en las mujeres (27). Respecto a la incidencia de depresión, su porcentaje oscila entre el 5 % en niños y el 20 % en adolescentes, siendo esta última cifra similar a la tasa de incidencia en adultos (28).

En Australia, un estudio realizado en una muestra comunitaria de niños y jóvenes entre 4 y 17 años (N= 6310), basándose en la información aportada por sus padres y cuidadores encontró una prevalencia de episodio depresivo mayor, según el DSM-IV, en el último año de un 1.1 % en los niños entre 4-11 años (prácticamente igual en niños que en niñas), y de un 5 % en los jóvenes entre 12-17 años (más frecuente en las chicas: 5,8 %, que en los chicos: 4,3 %). Sin embargo, en los jóvenes de entre 11 y 17 años dicha prevalencia aumentó desde un 4,7 % con la información obtenida de los padres hasta un 7,7 % cuando se basó en la aportada por los propios adolescentes, incrementándose tanto en los chicos como especialmente en las chicas (de un 3,7 % a un 4,5 % en los primeros, y de un 5,7 % a un 11 % entre ellas) (29).

En Europa, los datos del estudio Saving and Empowering Young Lives in Europe (SEYLE), que incluyó 11 países con una muestra total de 12 395 adolescentes, mostraron una prevalencia de depresión (BDI-II de 20 o más) entre un 7,1 % y 19,4 % (Hungría: 7,1 %, Austria: 7,6 %, Rumanía: 7,6%, Estonia: 7,9 %, Irlanda: 8,5 %, España: 8,6 %, Italia: 9,2 %, Eslovenia: 11,4 %, Alemania: 12,9 %, Francia: 15,4 %, Israel: 19,4 %) (30).

En España, el primer estudio que evaluó la prevalencia de depresión infantil en la población general se realizó en 1988 (6432 niños y niñas de entre 8-11 años y de distintas ciudades), observando un 1,8 % de niños con depresión mayor y un 6,4 % con distimia (criterios DSM-III) (31). En los años 90, Polaino et al. ampliaron un estudio previo con una muestra de 1275 alumnos de entre 8 y 11 años de la Comunidad de Madrid, hallando una prevalencia de depresión mayor del 4 % y de distimia del 6,1 % (criterios DSM-III-R) (32). Por su parte, Canals et al. estimaron una prevalencia de depresión mayor en Cataluña del 1,8 % en niños y niñas de 9 años, del 2,3 % en adolescentes de 13 a 14 años, y del 3,4 % en jóvenes de 18 años (33). Otros trabajos también correlacionaron positivamente la depresión con la edad, y observaron porcentajes entre el 2,5 y 5 % en la población adolescente (34, 35). Por último, un estudio realizado en preescolares entre 3 y 6 años (N=1427) encontró una prevalencia de depresión mayor (criterios DSM-IV) del 1,1 %, e igual en niños que en niñas (36).

En los últimos años se han llevado a cabo varios estudios sobre adolescentes en diversas comunidades autónomas, aunque todos ellos utilizando únicamente cuestionarios como medida de sintomatología depresiva (tabla 5).

Un aspecto importante es que la presencia de síntomas depresivos en preadolescentes (7-12 años) es un fuerte predictor de depresión en el adolescente (42). En este sentido, algunos autores consideran que la prevalencia de depresión entre preadolescentes (0,5 %-2 %) podría estar subestimada al no incluir a aquellos que, sin cumplir con todos los criterios diagnósticos de trastorno depresivo mayor, presentan síntomas depresivos y deterioro funcional clínicamente significativos (43). De este modo, preadolescentes con trastornos depresivos podrían estar infradiagnosticados y sin tratamiento en una etapa de desarrollo puberal y social, con riesgo de depresión en la adolescencia y en los primeros años de la edad adulta (44). La alta frecuencia de continuidad y recurrencia de la depresión a lo largo de la infancia y la adolescencia subraya la necesidad de un diagnóstico y tratamiento temprano.

Edad y género

Numerosas investigaciones confirman que la prevalencia de depresión aumenta progresivamente desde la edad preescolar a la infancia (45) y hasta la adolescencia, y posiblemente también a lo largo de la misma (27).

Antes de la pubertad la prevalencia del trastorno depresivo mayor es similar en niños y niñas, incluso levemente superior en los primeros (46). Sin embargo, entre adolescentes, la prevalencia es mayor en el sexo femenino con una razón de 2:1 (47-49), lo que podría estar en relación con los cambios hormonales que se producen durante la pubertad, un mayor número de factores de estrés en las chicas en esta época de la vida o diferentes formas de afrontamiento (43, 50).

Nivel socioeconómico

Varios autores consideran que el nivel socioeconómico no se asocia significativamente con la depresión (51, 52). Sin embargo, otros observan que los niños de bajo entorno socioeconómico (53) tienen un riesgo dos veces superior de padecer depresión a lo largo de su vida que aquellos niños pertenecientes a un elevado entorno socioeconómico, independientemente de otros factores sociodemográficos o de historia familiar de enfermedad mental (54).

Prevalencia en población clínica

Varios trabajos de nuestro país indican la elevada prevalencia de la depresión entre los niños y adolescentes que acuden a centros de salud mental. Bragado et al. (55) señalan que un 5,5 % de los niños y adolescentes que solicitan atención especializada en salud mental lo hacen por problemas de depresión. Aláez et al. (56) elevan la cifra al 14,6 %. Goñi Sarriés et al. (57) estiman una prevalencia de depresión en la población clínica infanto-juvenil del 14,0 %, mientras Navarro-Pardo et al. (58) indican una prevalencia del 3,0 %. Si se calcula el porcentaje medio ponderado de estos estudios en función del tamaño de la muestra de cada uno, puede estimarse una prevalencia de depresión del 8,8 % en los niños y adolescentes que solicitan tratamiento (59).

Bibliografía  4. Definición y prevalencia

22. Kashani JH, Sherman DD. Childhood depression: Epidemiology, etiological models and treatment implications. Integr Psychiatry. 1988;6:1-8.

23. Costello EJ, Mustillo S, Erkanli A, Keeler G, Angold A. Prevalence and development of psychiatric disorders in childhood and adolescence. Arch Gen Psychiatry. 2003;60:837-44.

24. Costello EJ, Foley DL, Angold A. 10-year research update review: the epidemiology of child and adolescent psychiatric disorders: II. Developmental epidemiology. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2006;45(1):8-25.

25. Kessler RC, Avenevoli S, Costello EJ, Georgiades K, Green JG, Gruber MJ, et al. Prevalence, persistence, and sociodemographic correlates of DSM-IV disorders in the National Comorbidity Survey Replication Adolescent Supplement. Arch Gen Psychiatry. 2012;69(4):372-80.

26. Merikangas KR, He JP, Burstein M, Swanson SA, Avenevoli S, Cui L, et al. Lifetime prevalence of mental disorders in U.S. adolescents: results from the National Comorbidity Survey Replication--Adolescent Supplement (NCS-A). J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2010;49(10):980-9.

27. Avenevoli S, Swendsen J, He JP, Burstein M, Merikangas KR. Major depression in the national comorbidity survey-adolescent supplement: prevalence, correlates, and treatment. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2015;54(1):37-44 e2.

28. Rohde P, Lewinsohn PM, Klein DN, Seeley JR, Gau JM. Key Characteristics of Major Depressive Disorder Occurring in Childhood, Adolescence, Emerging Adulthood, Adulthood. Clin Psychol Sci. 2013;1(1).

29. Lawrence D, Johnson S, Hafekost J, Boterhoven De Haan K, Sawyer M, Ainley J, et al. The Mental Health of Children and Adolescents. Canberra: Department of Health; 2015.

30. Balazs J, Miklósi M, Keresztény A, Apter A, Bobes J, Brunner R, et al. P-259-Prevalence of adolescent depression in Europe. European Psychiatry. 2012;27:1. 31. Polaino-Lorente A, Domènech LLaberia E. La depresión en los niños españoles de 4º de EGB. Barcelona: Geigy; 1988.

32. Polaino-Lorente A, Mediano Cortés ML, Martínez Arias R. Estudio epidemiológico de la sintomatología depresiva infantil en la población escolar madrileña de ciclo medio. An Pediatr. 1997;46(4):344-50.

33. Canals J, Marti-Henneberg C, Fernandez-Ballart J, Domenech E. A longitudinal study of depression in an urban Spanish pubertal population. Eur Child Adolesc Psychiatry. 1995;4(2):102-11.

34. Doménech E, Subirá S, Cuxart F. Trastornos del estado del ánimo en la adolescencia temprana. La labilidad afectiva: En: Buendía, J (Dir.). Psicopatología en niños y adolescentes: Desarrollos actuales. Madrid: Pirámide; 1996.

35. Gómez-Beneyto M. Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, 2006. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2007.

36. Domenech-Llaberia E, Vinas F, Pla E, Jane MC, Mitjavila M, Corbella T, et al. Prevalence of major depression in preschool children. Eur Child Adolesc Psychiatry. 2009;18(10):597-604.

37. Escriba R, Maestre C, Amores P, Pastor A, Miralles E, Escobar F. Prevalencia de depresión en adolescentes. Actas Esp Psiquiatr. 2005;33(5):298-302.

38. Fonseca-Pedrero E, Paíno M, Lemos-Giráldez S, Muñiz J. Prevalencia y características de la sintomatología depresiva en adolescentes no clínicos. Actas Esp Psiquiatr. 2011;39:203-12.

39. Ferrer Tirado L, Checa Peña J. Adolescencia y depresión: un modelo de Intervención comunitario. Cuadernos de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente. 2013;55:37-42.

40. Sanchís F, Simón A. Conducta suicida y depresión en adolescentes. Estudios de Psicología. 2014;33(1):39-50.

41. Jaureguizar J, Bernaras E, Soroa M, Sarasa M, Garaigordobil M. Sintomatología depresiva en adolescentes y variables asociadas al contexto escolar y clínico. Behavioral Psychology. 2015;23(2):245-64.

42. Keenan K HA, Feng X,. Subthreshold symptoms of depression in preadolescent girls are stable and predictive of depressive disorders. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2008;47:1433-42.

43. Angold A, Costello EJ, Erkanli A, Worthman CM. Pubertal changes in hormone levels and depression in girls. Psychol Med. 1999;29:1043-53.

44. Geller B, Zimerman B, Williams M, Bolhofner K, Craney JL. Adult psychosocial outcome of prepubertal major depressive disorder. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2001;40:673-7.

45. Bufferd SJ, Dougherty LR, Carlson GA, Rose S, Klein DN. Psychiatric disorders in preschoolers: continuity from ages 3 to 6. Am J Psychiatry. 2012;169(11):1157-64.

46. Del Barrio Gándara V. Tratando… Depresión infantil. Madrid: Pirámide; 2008.

47. Fleming J, Offord DR. Epidemiology of childhood depressive disorders: a critical review. J Am Acad Child Adolescent Psychiatry. 1990;29:571-80.

48. Lewinsohn PM, Clarke GN. Major depression in community adolescents: age at onset, episode duration, and time to recurrence. J Am Acad Child Adolescent Psychiatry. 1994;33:809-18.

49. Kessler RC, McGonagle KA, Nelson CB, Hughes M, Swartz M, Blazer DG. Sex and depression in the national comorbidity survey: II. Cohort effects. J Affective Disorders. 1994;30:15-26.

50. Oliva A. Problemas psicosociales durante la adolescencia. En: Delgado B, editor. Psicología del desarrollo: Desde la infancia a la vejez. Madrid: McGraw-Hill.; 2008. p. 137-64.

51. Costello EJ. Children psychiatric disorders and their correlates: primary care pediatric sample. J Am Acad Child Adolescent Psychiatry. 1989;28:851-5.

52. Bird HR, Gould MS, Yager T, Staghezza B, Cannino G. Risk factors for maladjustment in Puerto-Rican children. J Am Acad Child Adolescent Psychiatry. 1989;28(6):847-50.

53. Birmaher B, Ryan ND, Williamson DE, Brent DA, Kaufman J, Dahl RE, et al. Childhood and adolescent depression: A review of the past 10 years. Part 1. J Am Acad Child Adolescent Psychiatry. 1996;35(11):1427-39.

54. Gilman SE, Kawachi I, Fitzmaurice GM, Buka SL. Socioeconomic status, family disruption and residential stability in childhood: relation to onset, recurrence and remission of major depression. Psychol Med. 2003;33:1341-55.

55. Bragado C, Carrasco I, Sánchez-Bernardos M, Bersabe R, Loriga A, Monsalve T. Prevalencia de los trastornos psicopatológicos en niños y adolescentes. Clínica y Salud. 1995;6(1):67-82.

56. Aláez M, Martínez-Arias R, Rodríguez-Sutil C. Prevalencia de trastornos psicológicos en niños y adolescentes: su relación con la edad y el género. Psicothema. 2000;12(4):525-32.

57. Goñi Sarriés A, Fernández Montalvo J, Landa N, García de Jalón E. Prevalencia de psicopatología infanto-juvenil en un centro de salud mental en Navarra. Anales de Psiquiatría. 2009;25(5):237-45.

58. Navarro-Pardo E, Meléndez J, Sales A, Sancerni M. Desarrollo infantil y adolescente: Trastornos mentales más frecuentes en función de la edad y el género. 2012;24(3):377-83.

59. García-Vera M, Sanz J. Tratamiento de los trastornos depresivos y de ansiedad en niños y adolescentes. De la investigación a la consulta. Madrid: Pirámide; 2016.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies