prueba

 En
8. Rehabilitación de la baja visión

8. Rehabilitación de la baja visión

  • ¿Cuáles son los beneficios de la rehabilitación de la baja visión para las personas con DHR? ¿En qué casos es útil?

Aunque los avances en la terapéutica oftalmológica han supuesto una notable mejoría en el pronóstico de estas enfermedades oculares, muchos de los pacientes con enfermedades hereditarias van a tener baja visión, entendida como una AV reducida (AV corregida de 20/60 hasta 20/200) o un CV inferior a 20º (y mayor de 10º).378 De ahí la importancia de un proceso de rehabilitación que tenga por objeto mantener la independencia del paciente en el hogar y en la comunidad.

 

Se identificó un revisión sistemática de 2012 sobre la efectividad de los programas de rehabilitación de baja visión. Sólo se localizaron siete ECA y varios de ellos con fallos significativos de diseño.379 Se observó que la rehabilitación de la baja visión junto con los dispositivos de baja visión, proporcionados por los servicios de rehabilitación, mejoran la capacidad de lectura, son valorados por los usuarios del servicio y tienen un efecto positivo sobre la capacidad funcional de estos pacientes.


Calidad
moderada

Así, dentro de la atención a los pacientes con DHR, parece importante ofrecer apoyo psicosocial junto a un tratamiento de rehabilitación visual y un reentrenamiento para la vida laboral.233 Sin embargo, aún existe la necesidad de mejorar el diseño de las ayudas ópticas que se deben utilizar en los distintos pacientes.380


Calidad
muy baja

Por otro lado, se identificó otra revisión sistemática publicada en 2015 que examinaba el efecto de las ayudas técnicas electrónicas en la lectura, los resultados educativos y la calidad de vida en niños y jóvenes con problemas de visión.

Sin embargo, los resultados de esta revisión muestran que por el momento se necesitan ensayos de alta calidad para poder llegar a conclusiones sólidas sobre la utilidad de las ayudas electrónicas en niños y jóvenes con discapacidad visual.


Calidad
alta

A continuación, se muestra la evidencia sobre la utilidad de la rehabilitación de la baja visión en pacientes con distintas DHR.

Stargardt

Los pocos datos sobre la rehabilitación de la baja visión en pacientes con Stargardt apuntan a que la rehabilitación visual y el uso de ayudas visuales suelen ser un éxito.381,382


Calidad
muy baja

En las primeras etapas de la enfermedad se puede plantear el uso de gafas bifocales para ayudar a los pacientes de Stargardt en sus actividades de la vida diaria.383

La enfermedad de Stargardt afecta a pacientes muy jóvenes que pueden necesitar ayudas en su escolarización. La ayuda óptica más prescrita para lejos, en un estudio realizado en 116 pacientes, fue el telescopio monocular autoenfocable de ocho aumentos (8x) y para cerca las lentes bifocales con alta adición y las lupas.384


Calidad
baja

La utilización de filtros de absorción selectiva (tipo Corning®), además de mejorar la adaptación a los cambios en la iluminación normalmente alterada en esta enfermedad, podría disminuir la acumulación de material anómalo a nivel del EPR, retrasando el daño que éste ocasiona, según estudios en modelos animales.385,386 Así, la exposición a la luz de las células de EPR cargadas de A2E in vitro muestra una propensión de estas células a la apoptosis especialmente si se usa la luz azul.387 También se ha demostrado que durante la irradiación de este EPR con luz a 430 nm se producen radicales de oxígeno que reaccionan con el A2E generando epóxidos, que tienden a reaccionar con el DNA con posibilidades de dañarlo.387 Por otro lado, se ha observado que la síntesis de A2E puede ser bloqueada colocando a un ratón abca4-/- en oscuridad total.388 Por ello, parece que la utilización de filtros de absorción selectiva que protegen de la luz excesiva y eliminan fundamentalmente las longitudes de onda corta puede ser beneficioso en estos enfermos.


Calidad
muy baja

Además, en los pacientes con distrofias maculares en general, y en el Stargardt en particular, así como en algunas distrofias de conos, puede ser útil realizar un entrenamiento de la fijación excéntrica utilizando un Microperímetro (MP1 Nidek Technologies, Italy o el MAIA de Topcon,389 Japan), ya que estos sistemas tienen un biofeedback sonoro que permite recolocar el locus retiniano preferencial en aquellos pacientes que aún no lo han desarrollado.390

Retinosis Pigmentaria y Coroideremia

Muchos de los pacientes con RP y coroideremia son miopes, por lo que cobran importancia que lleven una corrección óptica correcta, además de las ayudas de baja visión y el apoyo educativo.


Calidad
baja

Sin embargo, estos pacientes no suelen responder bien a las ayudas visuales que producen magnificación (al contrario que los pacientes con maculopatías) incluyendo las ayudas ópticas tipo lupas o las ayudas electrónicas como el circuito cerrado de televisión, ya que al tener reducción del CV tienen dificultades para reconocer palabras que no sean muy cortas pues no las ven completas.391


Calidad
muy baja

El uso de filtros de absorción selectiva para el control del deslumbramiento es muy significativo en pacientes afectos de esta enfermedad392 así como en los de coroideremia,393 lo que además protegerá la retina. Es, por tanto, importante modularles la luz para eliminar el deslumbramiento incapacitante, sin colocarlos en condiciones escotópicas porque ello empeoraría su función visual al tener dañada la función de bastones. En este contexto y con este fin han sido probadas las gafas en colores rojizos.394,395

Es necesario probar los filtros a los pacientes para prescribir aquel con el que más cómodo está y comprobar la eficacia del mismo.396


Calidad
muy baja

Es útil en estos pacientes buscar la mejor refracción posible y dar información sobre la mejor iluminación para la lectura y la movilidad. También se les puede enseñar técnicas de escaneo del campo (parece que es uno de los principales factores que influyen en que el paciente tenga una mejor orientación y movilidad es esta capacidad [scanning ability]),397,398 se pueden probar prismas para tratar de expandir el campo399 o a caminar con un perro-guía si fuera necesario.400 Incluso se han probado gafas de visión nocturna que han funcionado en algunos casos.401,402

En esta línea, se han utilizado las gafas de visión nocturna (NiViS) desarrolladas para asistir a individuos con mala visión nocturna, algo que ya se ha probado en 18 pacientes,403 las gafas Night Vision Aid (NVA),404 las wide angle mobility lamp (WAML) que parecen haber funcionado mejor que las NVA,405 y las gafas de visión nocturna construidas específicamente para personas con discapacidad visual, que consisten en gafas binoculares y una unidad portátil que procesa la señal y la envía a una pantalla de cristal líquido.406 Sin embargo, en ninguno estos trabajos este tipo de soliciones ha funcionado de manera completamente satisfactoria.


Calidad
muy baja

Además como ayuda a la movilidad, se han propuesto numerosas soluciones en la línea de expandir el CV.

Una de las primeras cosas que se probaron fueron los prismas Fresnel.399 También se ha propuesto el uso de lentes divergentes de mano.407

Otra posible solución sería el uso de lentes anamórficas que aumentan el CV de los pacientes al reducir el tamaño de los objetos en el plano horizontal sin producir cambios en el tamaño de las cosas en el eje vertical, aunque se debe tener en cuenta que esta opción requiere de un periodo de aprendizaje.408 De la misma forma, se ha utilizado este mismo tipo de lentes pero montadas en gafa en localización inferior a modo de bióptico.409,410

Otra táctica que se ha utilizado para expandir el CV es utilizar un telescopio invertido por ejemplo un telescopio tipo Galileo.411 Sin embargo, el telescopio de Galileo convencional ofrece un CV limitado, por lo que algunos autores han probado utilizar el telescopio descrito por Drasdo, que combina un CV máximo de 180º en el que todo se ve de un tamaño muy pequeño y que produce una distorsión óptica inherente a este dispositivo, al que deben adaptarse los pacientes aunque no todos son capaces.412-414 Además, en la práctica se puede construir un telescopio parecido poniendo una lente de contacto fuertemente positiva en la córnea y una lente fuertemente negativa en unas gafas.415

Otra idea original son lo que se han llamado las gafas «tricampo» en que:

1) La lente del ojo derecho tiene dos prismas unidos en cada vértice del prisma (34 Δ lente temporal y 22 Δ lente nasal), el prisma temporal se tiñe de color rojo y el prisma nasal es de color verde, con la esperanza de que esto ayudaría a determinar la dirección de objetos

2) La lente del otro ojo tiene un lente oftálmica estándar que puede ser bifocal.416

Por último, se han utilizado vídeos con un «reasignador de imagen electrónico», un visualizador montado en la cabeza con una pantalla que presenta imágenes en tiempo real modificadas para reducir su tamaño y, por lo tanto, que permiten ver un mayor CV con el resto visual que le queda al paciente.417 Sin embargo, aunque tratar de expandir el CV parece una medida que a priori debería mejorar a los pacientes, este tipo de soluciones han fracasado a menudo,412,413,418,419 debido fundamentalmente a las dificultades que encuentran los pacientes para caminar y a que sólo funcionan bien si el paciente conserva buena AV, pues al verse todo mucho más pequeño, la capacidad de ver el detalle se ve comprometida.


Calidad
muy baja

Otro tipo de soluciones son las que ofrecen algunos sistemas electrónicos como el Augmented-Vision Device. Este visualizador montado en la cabeza superpone a la imagen real, un dibujo en el que se marcan los bordes de los objetos en un CV mayor.420 Además, el aparato ha sido implementado para aumentar su versatilidad con un zoom automático421 y un procesador de vídeo en tiempo real.422


Calidad
muy baja

Por último, hay que controlar la iluminación ambiente en estos pacientes con una fuente de 75W con luces incandescentes, evitando los fluorescentes en la medida de lo posible (salvo que el paciente lo prefiera), se puede considerar que lleven una fuente de luz brillante con haz ancho para cuándo se mueven.423 También con este fin se debe enseñar a los pacientes a realizar movimientos de ojos y cabeza exploratorios del CV.398

Enfermedades de los conos

Muchos de los pacientes con distrofias de los conos son miopes, por lo que cobran importancia las ayudas de baja visión y el apoyo educativo.

Estos pacientes suelen responder bien a las ayudas visuales que producen magnificación, al contrario que los pacientes con RP, incluyendo ayudas ópticas tipo lupas o electrónicas del tipo del circuito cerrado de televisión.


Calidad
muy baja

La fotofobia es a menudo un síntoma prominente en las enfermedades de conos. El uso de gafas oscuras o lentes de contacto oscuras pueden ser beneficiosas para mejorar la visión y el confort en estos pacientes.424,425 En la acromatopsia las gafas o lentes de contacto oscuras ayudan a prevenir la saturación de los bastones mejorando la función residual de los conos. En la acromatopsia completa el color rojo oscuro es el más efectivo, permitiendo que lleguen a la retina las longitudes de onda de menor eficiencia luminosa para los bastones, mientras que las de mayor eficiencia luminosa (las longitudes de onda corta) son absorbidas por el filtro.426,427 Las acromatopsias incompletas se benefician más de lentes marrones-rojizas. Por último, en el monocromatismo de conos azules ligado a X es mejor utilizar filtros color magenta que previenen la saturación de bastones permitiendo la transmisión de la luz azul.426


Calidad
muy baja

Resumen de la evidencia

Calidad
muy baja
La rehabilitación visual y el uso de ayudas visuales puede ser un éxito en pacientes de Stargardt.381,382
Calidad
baja
En las primeras etapas se pueden emplear gafas bifocales en pacientes de Stargardt.383
Calidad
muy baja
En pacientes de Stargardt las ayudas óptica más prescritas son: para lejos el telescopio monocular autoenfocable 8x y para cerca las lentes bifocales con alta adición y las lupas.384
Calidad
muy baja
La utilización de filtros de absorción selectiva en pacientes de Stargardt puede ser beneficiosa puesto que, además de mejorar la adaptación a la oscuridad propia de esta enfermedad, podrían disminuir la acumulación de material anómalo a nivel del EPR, retrasando el daño que éste ocasiona.385-387
Calidad
baja
En pacientes con Stargardt, así como en algunas distrofias de conos, puede ser útil realizar un entrenamiento de la fijación excéntrica utilizando el Microperímetro, especialmente en aquellos pacientes que no han desarrollado el locus retiniano preferencial.390
Calidad
muy baja
Los pacientes con RP y coroideremia no suelen responder bien a las ayudas visuales que producen magnificación.391
Calidad
muy baja
Los pacientes con RP y coroideremia con fotofobia se pueden beneficiar del uso de gafas oscuras o lentes de contacto oscuras, pero no demasiado oscuras para no empeorar la ceguera nocturna.424,425 Por ello, el uso de filtros de absorción selectiva es útil en pacientes afectos de RP,392 así como en los de coroideremia.393
Calidad
muy baja
A los pacientes con RP y coroideremia se les puede enseñar técnicas de escaneo del campo,398 se pueden probar prismas para tratar de expandir el campo,399 a caminar con un perro-guía si fuera necesario400 o probar gafas de visión nocturna.401-406 Sin embargo, estas últimas no han funcionado de manera completamente satisfactoria.401-406
Calidad
muy baja
Para expandir el CV en pacientes con RP y coroideremia, se han propuesto los prismas Fresnel,399 el uso de lentes divergentes de mano,407 el uso de lentes anamórficas, aunque esta ayuda requiere de un periodo de aprendizaje;408-410 el uso de un telescopio tipo Galileo invertido,411 el uso del telescopio descrito por Drasdo (aunque no todos los pacientes son capaces de adaptarse),412-414 el uso de telescopio poniendo una lente de contacto fuertemente positiva en la córnea y una lente fuertemente negativa en unas gafas,415 de las gafas «tricampo»416 o de vídeos con un «reasignador de imagen electrónico»,417 sin embargo, este último tipo de soluciones han fracasado a menudo.412,413,418,419
Calidad
muy baja
Se puede enseñar a los pacientes con RP a realizar movimientos de ojos y cabeza exploratorios del CV.398
Calidad
muy baja
El uso de gafas oscuras o lentes de contacto oscuras que pueden ser beneficiosas para mejorar la visión y el confort en pacientes con enfermedades de conos.424,425
Calidad
muy baja
En la acromatopsia completa el color rojo oscuro en las gafas oscuras o lentes de contacto es el más efectivo 426,427
Calidad
muy baja
Las acromatopsias incompletas se benefician más de lentes marrones-rojizas.426

De la evidencia a la recomendación

Los aspectos que han determinado la fuerza y la dirección de las recomendaciones formuladas han sido los siguientes:

  1. Calidad global de la evidencia: La evidencia los beneficios de la rehabilitación de la baja visión en pacientes con Stargardt deriva de diversos estudios observacionales y un ECA, todos de baja o muy baja calidad, lo que influyó en la fuerza de la recomendación. La evidencia para la RP y la coroideremia deriva de opiniones de expertos y diversos estudios observacionales de baja o muy baja calidad, lo que influyó en la fuerza de la recomendación. Los estudios identificados en pacientes con enfermedades de los conos son series de casos muy baja calidad, lo que influyó en la fuerza de la recomendación
  2. Balance entre beneficios y riesgos: Los datos sugieren que el potencial beneficio de las ayudas ópticas supera los riesgos de las mismas. No se han encontrado estudios que valoren la ocurrencia de eventos adversos.
  3. Valores y preferencias de los pacientes: No se identificaron estudios publicados sobre valores y preferencias de las personas con DHR en cuanto a esta pregunta. En el estudio cualitativo realizado en el contexto español, se observó que los pacientes presentan una alta valoración de las ayudas ópticas, una vez que son adaptadas a las condiciones individuales y que han sido probadas en condiciones de vida cotidiana, y consideran que éstas facilitan el automanejo de la enfermedad y aumentan su autonomía así como sus capacidades laborales o formativas. Valoran positivamente que se les ofrezca apoyo técnico para la adaptación y aprendizaje, así como seguimiento. Por otro lado, los pacientes manifiestan su preferencia por recibir la información sobre la rehabilitación de la baja visión cerca del diagnóstico pero también a lo largo de seguimiento para así, por un lado, adaptarla a sus necesidades en función del curso de su enfermedad y, por otro, poder acceder a las novedades técnicas que aparecen.
  4. Costes y uso de recursos: No se han identificado estudios que valoren los costes asociados.
  5. Viabilidad: en la actualidad, antes de afiliarse a la ONCE se presentan dificultades a la hora de acceder a rehabilitación (solo tienen acceso aquellos afectados de DHR que cumplen los requisitos de ceguera legal). Además algunas de las ayudas ópticas de baja visión sólo existen en unas pocas ópticas especializadas en España, no se encuentran presentes en todas las CCAA y no hay muchas ayudas oficiales en la que apoyarse.
  6. Aceptabilidad: Algunos pacientes pueden tener dificultades para aceptar de forma temprana los posibles beneficios de la rehabilitación al identificarla con la pérdida completa de visión y no con la baja visión, por lo que tienden a retrasar la demanda de apoyo.

El grupo de elaboración formuló estas recomendaciones considerando que las ayudas a la baja visión son las que más se adaptan a las distintas DHR.

Recomendaciones

Condicional En pacientes con DHR se sugiere la mejor refracción posible.
Condicional Se sugiere aconsejar al paciente con DHR sobre la mejor iluminación para la lectura y la movilidad.
Condicional En pacientes con baja visión por DHR se sugiere la utilización de ayudas de baja visión y el apoyo educacional.
Condicional Se sugiere la rehabilitación visual y el uso de ayudas visuales en pacientes con Stargardt.
Condicional Se sugiere la utilización de filtros de absorción selectiva en pacientes con Stargardt, RP y coroideremia.
Condicional Se sugiere valorar la opción de realizar un entrenamiento de la fijación excéntrica utilizando el Microperímetro para recolocar el locus retiniano preferencial en aquellos pacientes con Stargardt que no lo tienen desarrollado.
Condicional En pacientes con RP, se sugiere probar ayudas que producen expansión del CV.
Condicional En pacientes con enfermedad de conos, se sugieren ayudas que producen magnificación.
Condicional En pacientes con distrofias de conos se sugiere el uso de gafas oscuras o lentes de contacto oscuras para disminuir la fotofobia y mejorar la AV.
Condicional En pacientes con acromatopsia completa se sugiere el uso de lentes oscuras de color rojo oscuro.
Condicional En pacientes con acromatopsias incompletas se sugiere el uso de lentes oscuras de color marrones-rojizas.
Se sugiere ofrecer el apoyo de un técnico de apoyo a la rehabilitación en aquellas ayudas visuales que requieran adaptación y aprendizaje por parte del paciente.
Se sugiere informar de manera periódica sobre la existencia y posibles beneficios de las ayudas ópticas a los pacientes de DHR.

Bibliografía  8. Rehabilitación de la baja visión

233. Branham K, Yashar BM. Providing comprehensive genetic-based ophthalmic care. Clin Genet 2013; 84: 183–189.
378. Mehr E, Freíd A. El cuidado de la baja visión. 2a edición. Madrid: Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Sección de acción social, 1995.
379. Binns AM, Bunce C, Dickinson C, et al. How effective is low vision service provision? A systematic review. Surv Ophthalmol 2012; 57: 34–65.
380. Fernandez Guardiola A, Sierra Jane I. Análisis de la patología ocular y de la adaptación de ayudas visuales en pacientes afectos de baja visión: revisión de 1.000 casos. Arch Soc Esp Oftalmol 2001; 76: 527–31.
381. Altpeter E, Mackeben M, Trauzettel-Klosinski S. The importance of sustained attention for patients with maculopathies. Vision Res 2000; 40: 1539–1547.
382. Schuchard R a. Adaptation to macular scotomas in persons with low vision. Am J Occup Ther Off Publ Am Occup Ther Assoc 1995; 49: 870–876.
383. Shah M, Zaman M, Khan M, et al. Visual rehabilitation of patients with stargardt's disease. J Coll Physicians Surg Pakistan 2008; 18: 294–8.
384. Fonda G, Gardner LR. Characteristics and Low Vision, Corrections in Stargardt's Disease. Ophthalmology 1985; 92: 1084–1091.
385. Paskowitz DM, LaVail MM, Duncan JL. Light and inherited retinal degeneration. Br J Ophthalmol 2006; 90: 1060–1066.
386. Radu R a, Mata NL, Bagla A, et al. Light exposure stimulates formation of A2E oxiranes in a mouse model of Stargardt's macular degeneration. Proc Natl Acad Sci U S A 2004; 101: 5928–5933.
387. Sparrow JR, Nakanishi K, Parish C a. The lipofuscin fluorophore A2E mediates blue light-induced damage to retinal pigmented epithelial cells. Investig Ophthalmol Vis Sci 2000; 41: 1981–9.
388. Mata NL, Weng J, Travis GH. Biosynthesis of a major lipofuscin fluorophore in mice and humans with ABCR-mediated retinal and macular degeneration. Proc Natl Acad Sci U S A 2000; 97: 7154–9.
389. Scuderi G, Verboschi F, Domanico D, et al. Case Report Fixation Improvement through Biofeedback Rehabilitation in Stargardt Disease. Case Rep Med 2016; 2016: 1–4.
390. Vingolo EM, Salvatore S, Cavarretta S. Low-vision rehabilitation by means of MP-1 biofeedback examination in patients with different macular diseases: A pilot study. Appl Psychophysiol Biofeedback 2009; 34: 127–133.
391. Brilliant R, Ginsburg L. Rehabilitation of peripheral field defects. Chapter 12. In: Brilliant R (ed) Essentials of low visión practice. Boston: Butterworth heinemann, 1999.
392. Alexander KR, Fishman GA, Derlacki DJ. Intraocular light scatter in patients retinitis pigmentosa. Vision 1996; 36: 3703–9.
393. Grover S, Alexander KR, Choi DM, et al. Intraocular light scatter in patients with choroideremia. Ophthalmology 1998; 105: 1641–1645.
394. Rundquist J. Low Vision Rehabilitation of Retinitis Pigmentosa. Low Vis Rehabil Retin Pigment - Pract Reports 2004; 98: 718–724.
395. Van Den Berg TJ. Red glasses and visual function in retinitis pigmentosa. Doc Ophthalmol 1989; 73: 255–74
396. Silver JH, Lyness a L. Do retinitis pigmentosa patients prefer red photochromic lenses? Ophthalmic Physiol Opt 1985; 5: 87–89.
397. Kuyk T, Elliott J, Fuhr P. Visual correlates of obstacle avoidance in adults with low vision. Optom Vis Sci 1998; 75: 174–82.
398. Weiss N. Low vision management of retinitis pigmentosa. J Am Optom Assoc 1991; 62: 42–52.
399. Somani S, Brent MH, Markowitz SN. Visual field expansion in patients with retinitis pigmentosa. Can J Ophthalmol 2006; 41: 27–33.
400. Fishman G a. When your eyes have a wet nose: The evolution of the use of guide dogs and establishing the seeing eye. Surv Ophthalmol 2003; 48: 452–458.
401. Hartong DT, Jorritsma FF, Neve JJ, et al. Improved mobility and independence of nightblind people using night-vision goggles. Investig Ophthalmol Vis Sci 2004; 45: 1725– 1731.
402. Hartong DT, Kooijman a. C. Night-vision goggles for night-blind subjects: Subjective evaluation after 2 years of use. Ophthalmic Physiol Opt 2006; 26: 490–496
403. Friedburg C, Serey L, Sharpe LT, et al. Evaluation of the Night Vision Spectacles on patients with impaired night vision. Graefe's Arch Clin Exp Ophthalmol 1999; 237: 125– 136.
404. Hoover KL. Visual acuity with the ITT Night Vision Aid for patients with night blindness. Am J Optom Physiol Opt 1983; 60: 762–8.
405. Mancil RM, Mancil GL, King E, et al. Improving nighttime mobility in persons with night blindness caused by retinitis pigmentosa: A comparison of two low-vision mobility devices. J Rehabil Res Dev 2005; 42: 471–486.
406. Spandau UH, Wechsler S, Blankenagel A. Testing night vision goggles in a dark outside environment. Optom Vis Sci 2002; 79: 39–45.
407. Kozlowski JM, Mainster MA, Avila MP. Negative-lens field expander for patients with concentric field constriction. Arch Ophthalmol 1984; 102: 1182–4.
408. Hoeft WW, Feinbloom W, Brilliant R, et al. Amorphic lenses: a mobility aid for patients with retinitis pigmentosa. Am J Optom Physiol Opt 1985; 62: 142–8.
409. Szlyk JP, Seiple W, Laderman DJ, et al. Use of bioptic amorphic lenses to expand the visual field in patients with peripheral loss. Optom Vis Sci 1998; 75: 518–24.
410. Laderman DJ, Szlyk JP, Kelsch R, et al. A curriculum for training patients with peripheral visual field loss to use bioptic amorphic lenses. J Rehabil Res Dev 2000; 37: 607–619.
411. Holm OC. A simple method for widening restricted visual fields. Arch Ophthalmol 1970; 84: 611–2.
412. Lowe J, Drasdo N. Using binocular field expander on a wide-field search task. Optom Vis Sci 1992; 69: 186–9.
413. Kennedy W, Rosten J, Young L, et al. A field expander for patients with retinitis pigmentosa: a clinical study. Am J Optom Physiol Opt 1977; 54: 744–55.
414. Drasdo N. Visual field expanders. Am J Optom Physiol Opt 1976; 53: 464–7.
415. Holm O. Visual field widening in retinitis pigmentosa [proceedings]. Acta Ophthalmol Suppl 1975; 125: 25–6.
416. Woods R, Giorgi R, Berson E, et al. Extended wearing trial of trifield lens device for 'tunnel vision'. 2011; 18: 1492–1501.
417. Loshin DS, Juday RD. The programmable remapper: clinical applications for patients with field defects. Optom Vis Sci 1989; 66: 389–95.
418. Hoeft WW, Feinbloom W, Brilliant R, et al. Amorphic lenses: a mobility aid for patients with retinitis pigmentosa. Am J Optom Physiol Opt 1985; 62: 142–8.
419. Bowers AR, Luo G, Rensing NM, et al. Evaluation of a prototype Minified Augmented- View device for patients with impaired night vision. Ophthalmic Physiol Opt 2004; 24: 296–312.
420. Luo G, Woods RL, Peli E. Collision judgment when using an augmented-vision headmounted display device. Investig Ophthalmol Vis Sci 2009; 50: 4509–4515.
421. Peláez-Coca MD, Vargas-Martín F, Mota S, et al. A versatile optoelectronic aid for low vision patients. Ophthalmic Physiol Opt 2009; 29: 565–572.
422. Peláez-Coca MD, Sobrado-Calvo P, Vargas-Martín F. Optoelectronic aid for patients with severely restricted visual fields in daylight conditions. J Mod Opt 2011; 58: 1871– 1879.
423. Colombo E, Jaen M, Javier Santillán J. Iluminación y baja visión. . Sao Paulo, Brasil, 2006.
424. Park WL, Sunness JS. Red contact lenses for alleviation of photophobia in patients with cone disorders. Am J Ophthalmol 2004; 137: 774–775.
425. Jonsson ÅC, Burstedt MSI, Golovleva I, et al. Tinted contact lenses in Bothnia dystrophy. Acta Ophthalmol Scand 2007; 85: 534–539.
426. Haegerstrom-Portnoy G, Schneck ME, Verdon WA, et al. Clinical vision characteristics of the congenital achromatopsias. I. Visual acuity, refractive error, and binocular status. Optom Vis Sci 1996; 73: 446–56.
427. Terry RL. The use of tinted contact lenses in a case of congenital rod monochromatism. Clin Exp Optom 1988; 71: 188–90.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies