prueba

 En
En caso de necesitar un suplemento, ¿cuál sería el más adecuado y cómo debería administrarlo?

Si tu bebé necesita realmente un suplemento la primera elección será tu calostro (primera leche de alto valor nutritivo y biológico) o tu leche extraída.

La extracción del calostro es más fácil hacerla de forma manual que si utilizas el sacaleches, ya que en los primeros días la cantidad producida es muy pequeña y así la puedes recolectar en una cucharita y ofrecérsela a tu bebé. La técnica de la extracción se explica en la pregunta número 12.

Para administrar el suplemento, utiliza el método que mejor se adecue a vuestras necesidades, evitando el uso de tetinas siempre que sea posible.

Alimentación con cucharita

Puede resultar útil en los primeros días de vida, para ofrecer pequeñas cantidades, si el bebé está adormilado, hace pocas tomas o no succiona el pecho de forma eficaz.

  • Extrae el calostro manualmente y recógelo en una cucharita.
  • Coloca la cucharita sobre el labio inferior de tu bebé para que pueda lamerla.

Recipiente-cuchara

Se parece a un biberón, pero en lugar de tetina, tiene un recipiente con el borde en forma de cuchara. Es sencillo de utilizar y te permite ofrecer mayor cantidad de leche.

Alimentación con taza o vaso

Es un método útil y cómodo, aunque requiere práctica.

Puedes utilizar un vaso casero o vasos comercializados.

  • Coloca al bebé lo más vertical posible.
  • Pon el vaso sobre el labio inferior evertido e inclínalo de forma que la leche lo toque ligeramente. Deja que el bebé introduzca la lengua en el vasito y no viertas la leche en su boca.

Los bebés de bajo peso suelen lamer la leche y los mayores la succionan.

Alimentación con dedo-jeringa o dedo-sonda

Te puede resultar útil si todavía no está bien establecida la lactancia.

  • Coloca al bebé lo más vertical posible.
  • Tócale en el labio superior para que abra la boca e introduce un dedo limpio apoyando la yema en el paladar.
  • Presiona ligeramente la lengua hacia abajo y sólo cuando el bebé succione. Adminístrale la leche con una jeringa.
  • Comprueba que el labio inferior quede evertido.

Alimentación con relactador

El relactador es una bolsa o botella de leche que se cuelga alrededor del cuello. A través de una válvula salen dos sondas que se fijan al pecho de la madre con cinta adhesiva, colocando el extremo en la punta del pezón cuando el bebé va a mamar. Al succionar obtiene leche del relactador y del pecho.

Tras cada uso hay que limpiar concienzudamente el recipiente y las sondas.

Su manejo puede resultar complicado, pero con práctica se adquiere destreza y puede resultar muy eficaz.

La necesidad de suplementos suele ir asociada a problemas de lactancia que en la mayoría de los casos tienen solución. Te recomendamos consultar con profesionales expertos en lactancia que te puedan ayudar a resolver estos problemas y a que los suplementos no sean necesarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies