Información para pacientes sobre uso de vías venosas en adultos

GUÍA DEL USO DE VÍAS VENOSAS EN ADULTOS

INTRODUCCIÓN

El documento que tiene en sus manos pretende informarle de las características del tratamiento que usted está recibiendo por las venas y ayudarle a evitar complicaciones.

La terapia intravenosa es la administración directamente en una vena de sustancias líquidas utilizadas para la hidratación o la administración de medicamentos o nutrición.

Se realiza a través de una aguja o tubo (catéter) permitiendo el acceso inmediato al torrente sanguíneo. Comparada con otras vías de administración, la vía intravenosa es el medio más rápido para aportar sueros y fármacos, siendo además, la única vía de administración para algunos tratamientos como son las transfusiones de sangre.

Es imprescindible en el manejo de muchos enfermos hospitalizados y cada vez más, en el manejo del paciente domiciliario.

Se utiliza no sólo para tratamientos, sino también para pruebas diagnósticas (contrastes para pruebas radiológicas) o para dar nutrición. Aunque la necesidad de disponer de una vía venosa en ocasiones es de forma puntual, en otras muchas es de días o semanas de duración, y en no pocas personas, se convierte en crónico.

La terapia intravenosa es un proceso que tiene tres pasos:

1 La canalización de la vena, que incluye seleccionar el tipo de vena a canalizar y cómo canalizarla.
2 El mantenimiento y cuidado de dicha vía venosa.
3 La retirada de la canalización.
En todos los pasos se pueden presentar complicaciones, dolor e incomodidades. La presencia de dichas complicaciones suele ser debida a las insifucientes medidas de protección y preparación de la zona de punción, que conllevan entre otras cosas sufrimiento del paciente, deterioro de su sistema venoso y riesgo de sufrir infecciones. meningococo2
Por ello es importante que lo usuarios tengan la mejor información a su alcance para ayudar en el proceso de la terapia intravenosa suya o de sus familiares y puedan compartir con los profesionales la decisión sobre la vía venosa que más se acomoda a las necesidades del paciente.
Para facilitar dichas decisiones se ha elaborado el documento que tiene en su mano, y que proporciona recomendaciones para facilitar el uso de las vías venosas de un modo seguro, sobre todo en aquellas medidas que eviten infecciones, salida del líquido, y descubrir los signos que alertan de que el uso de la vía venosa no está siendo favorable.

Página 1 de 3

Última actualización: julio de 2015

Logotipo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad | Logo de la Red Española de Agencias de EvaluaciónLogotipo de la Junta de Andalucía<

Copyright | Ayuda | Mapa